Si usted utiliza audífonos por tiempos prolongados, siga estas recomendaciones
marzo 12, 2018
Comprobado: la salud es la razón principal de la productividad empresarial
marzo 20, 2018

Hábitos de oficina que perjudican su salud

Contáctenos para conocer nuestros servicios de Prevención y Bienestar
Una jornada laboral significa pasar (aproximadamente) 8 horas en un mismo sitio, donde se suelen adoptar hábitos poco saludables. Una mala postura, sedentarismo, estrés y mala nutrición son algunos ejemplos de dichas tendencias negativas. Lógicamente, es difícil eliminarlos completamente de la rutina, sin embargo, hay diferentes malos hábitos que se pueden erradicar antes de que la salud se vea seriamente afectada.

¿Cuáles son los hábitos de los que hay que deshacerse?
Comer botanas/comida chatarra
Es muy común que el trabajo demande de un gran esfuerzo por largas horas, por lo que constantemente se decide priorizar resolver las tareas, en lugar de dedicarle tiempo a comer un platillo saludable. Por ende, los colaboradores deciden saciar el apetito con una bolsa de frituras, chocolates o galletas escasas de nutrientes. Lamentablemente, esto es sucede como parte de la rutina laboral de muchas personas, desembocando en consecuencias como el sobrepeso, riesgo de diabetes, incapacidad para concentrarse, ansiedad, entre otros efectos

Sedentarismo
Uno de los peores hábitos que se adoptan al trabajar en una oficina es el permanecer un extenso periodo de tiempo sentados en un mismo sitio. El cuerpo necesita movilidad. Su carencia provoca diversas consecuencias negativas para la salud como el aumento de peso, rigidez muscular, estreñimiento, infecciones urinarias, etcétera. Siempre es recomendable dar un espacio para realizar estiramientos y ejercicios para eliminar la tensión acumulada del cuerpo

No hidratarse lo suficiente
Olvidar beber agua es otra consecuencia de ocuparse en el trabajo. Desafortunadamente, la deshidratación afecta tu salud. Desde un dolor de cabeza hasta problemas graves en los riñones, se metabolismo se vuelve más lento y por esta razón el rendimiento menos efectivo. Es vital asegurarse de tomar por lo menos 8 vasos al día.

Comer en el escritorio
La manera en la que se ingieren alimentos es casi tan importante como los alimentos que se ingieren. Esto quiere decir que hay que cuidar cómo se come. Es recomendable darse su espacio para comer y alejarse del espacio de trabajo. Al socializar, el cerebro descansa, se aclaran los pensamientos y se recarga la energía por lo que se vuelve al escritorio más relajado y más productivo.

Extender el tiempo en la oficina
A veces, por más que se crea necesario, extender la jornada laboral no siempre es la solución para aligerar la carga de trabajo. Siempre existirán cosas que hacer, pero laborar en exceso y discriminar el tiempo libre puede tener efectos psicoógicos negativos así como disminuir la productividad.

Tomar más de 5 tazas de café al día
El café, como todas las cosas, es malo en exceso. Es verdad que ayuda a mantenerse despierto, mejora la memoria y las funciones cognitivas; pero, por el otro lado tomarlo en dosis muy altas produce ansiedad, insomnio, gastritis y otros trastornos. El consejo de expertos es beber menos de cuatro tazas al día.
En Occupational Health, somos expertos en cuidar la salud de sus colaboradores. Consulte nuestros programas de Prevención y Bienestar para que el rendimiento de su empresa se mantenga en un estado óptimo.

Obtenido de:
https://www.entrepreneur.com/article/268796