De canela hasta cardomomo: especias para un fortalecer el cuerpo
marzo 6, 2017
Dormir más…¿escuchando ruido?
marzo 10, 2017

¿La soya es buena o no para la salud?

"La soya inició a utilizarse como alimento para animales de granja por algunas propiedades del mismo que funcionaban benéficamente en su mantenimiento y crecimiento,"
Desde la década de 1950, la soya ha entrado fuertemente dentro de la vida de las personas del continente americano. Lo que primero se trató de un alimento para animales de granja, por algunas propiedades del mismo que funcionaban benéficamente en su mantenimiento y crecimiento, terminó por convertirse desde 1960 en una tendencia alimentaria que para la década de los 2010s, ya sería una opción accesible y popular para muchas personas. A lo largo de esta historia se ha dicho mucho de manera muy polémica controvertida sobre los beneficios o incluso los peligros de este producto. ¿Es la soya una opción segura para las personas?

El tema central giraba en torno a cuatro aspectos: infertilidad, cáncer de páncreas, cáncer de mama y enfermedades cardiovasculares. Respecto a esto, se han hecho estudios en América y en Asia, a lo largo de finales del pasado siglo y principios de este. La discusión rebotaba de un parte a la otra de la siguiente manera:
Los beneficios nutricionales de la soya están más que comprobados, parece ser un buen sustituto de carnes, ya que es una fuente rica de proteína. Sin embargo, el componente que ha dividido a los amantes de la soya fue el isoflavon, que es un fitoestrógeno vegetal que aparentemente repercutía en la liberación de estrógeno del cuerpo. En un principio, salieron algunos estudios que argumentaban que los animales que fueron mantenidos con alimentos ricos en este componente habían demostrado una mayor probabilidad de presentar infertilidad. El estudio terminó por concluir que esto era un efecto que se tenía específicamente en las ovejas y no en los humanos.

Años después se demostró en un experimento que monos que habían desarrollado cáncer de páncreas de manera muy relacionada al consumo de soya. Ante este posible riesgo, la institución nacional americana de cáncer se dio a la tarea de profundizar al respecto, encontrando poco después que la soya no solo no contribuía a la generación de cáncer de páncreas, sino que incluso la reducía.
"Los beneficios nutricionales de la soya están más que comprobados; es un buen sustituto de la carne, ya que es una fuente rica de proteína"
Por otro lado, ante las campañas enormes a nivel internacional para concientizar sobre el cáncer de mama, no fue totalmente inesperado que algún investigador se preguntara sobre si existía relación con el consumo de productos que contuvieran soya. En su investigación, intentó relacionar la producción de estrógeno dentro del cuerpo de las personas que consumían soya, como potenciador de riesgo de padecer cáncer de mama. Su investigación dio positiva, y hasta que no se demostrara lo contrario, a mujeres que padecieron este tipo de cáncer en los pasados años, se les recomendaba evitar productos que tuvieran soya. Estudios realizados posteriormente desmitificaban esta investigación, argumentando que a pesar de que este componente sí podía incrementar la producción de estrógeno, había que diferenciar entre los dos tipos existentes: alpha (el malo) y beta (el bueno). El estudio posterior demostró que la soya solo incrementaba el estrógeno tipo beta.

Finalmente ante el incremento de enfermedades cardiovasculares causadas por la tendencia a la comida chatarra, también se intentó buscar esta relación con la dieta con soya. La discusión concluyó con la afirmación de que la soya per se, no está relacionada a la prevención directa de enfermedades coronarias del corazón, sin embargo al sustituir la ingesta de proteínas con altos niveles de colesterol, la dieta de soya sí parecía influir de manera benéfica en esta área.

En conclusión, la soya ha demostrado finalmente con creces ser una alternativa segura para la dieta de las personas. Occupational Health sin embargo recomienda la ingesta de productos con soya natural, ya que por lo general en el estudio de la soya industrializada ya entran otros componentes que hacen difícil precisar la bondad del producto, fuera de la soya en sí.

Occupational Health, la salud de sus colaboradores en manos de expertos.

Obtenido de:
http://edition.cnn.com/2017/03/07/health/soy-foods-history-cancer-where-do-we-stand-explainer/index.html