Piense a futuro: el ausentismo se previene planeando a largo plazo.
mayo 17, 2018
Salud ocupacional: una estrategia que beneficia a México
mayo 24, 2018

Le explicamos por qué se siente tan hambriento aún después de haber desayunado

Contáctenos para impulsar la productividad de su empresa
¿A quién no le ha pasado? Son apenas las 10:45 am y usted ya siente hambre. Algunos le llaman desayuno tardío, pero alrededor de a esta hora del día, el estómago empieza a demandar un platillo. ¿Se ha preguntado por qué es un reto soportar hasta las 2 pm aún cuando usted desayuna antes del trabajo y aún cuando obtiene buen sueño?

Es un conflicto cotidiano y a veces, hasta una causa de ansiedad. La urgencia de la llegada de la hora de comida es más común de lo que parece. De acuerdo a lo registrado según la nutrióloga Brigitte Zeitlin, dueña de BZ Nutrition en Nueva York, es perfectamente natural para algunas personas esta hambre aún cuando el reloj marca una hora que termina con a.m, especialmente si comieron su desayuno muy temprano en la mañana.
“La verdad es que su cuerpo está entrenado para sentirse hambriento tres o cuatro horas después de su último alimento. Entonces, si el desayuno fue a las 7 a.m., es normal tener hambre a las 11 a.m.,” mencionó Zeitlin. “Esa es la forma en la que el cuerpo solicita energía.”

Como se podrá notar, este sentimiento es normal. Lo que no es normal es la tendencia de suprimir el hambre natural del cuerpo para adaptarse a los horarios de trabajo. Ajustar una junta a las 11 a.m. para distraerse de las ganas de comer, o tomar café para posponer el hambre, son “soluciones” que se le suele dar a esta necesidad. Zeitlin señala que existen dos opciones: Aceptar que el lunch será más temprano en el día o estructurar un snack a media mañana para no morir de hambre después.

De igual forma, usted debe asegurar que su desayuno sea lo suficientemente satisfactorio. No basta con un plato de cereal o café y galletas. “El cuerpo metaboliza los granos como el cereal muy rápidamente” Zeitlin comenta. “Usted se sentirá bien y energético por un momento, pero después este empujón desaparecerá.”

Para mantenerse activo hasta la hora de comida, el desayuno necesita ser una fuente de proteína y grasas saludables, como huevo, yogurt, mantequilla de maní, al igual que fibra, una pieza de fruta, espinaca en su omelette o un poco de aguacate en sus huevos revueltos. Para su snack de media mañan, empaque algo saludable pero que lo satisfaga, como un puño de almendras o nueces, yogurt griego o tiras de queso.

¿Qué pasa si usted está desayunando bien, con un snack a media mañana y aún así tiene hambre a las 11? Según Zeitlin, considere que tal vez usted no tenga hambre, sino sed. Porque el cuerpo interpreta ambos sentimientos de la misma manera. Lo primero que debe hacer cada mañana, es tomar un vaso de agua.
Contáctenos e impulse la productividad de su empresa
No fuerce a su cuerpo a contener sus necesidades naturales. Aliméntese nutritivamente y verá como su productividad no se ve afectada. En Occupational Health procuramos el bienestar total de cada uno de sus colaboradores.

Adaptado de:
https://www.bonappetit.com/story/why-youre-hungry-for-lunch-at-11-am