¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de próstata?
noviembre 14, 2016
Cómo el clima repercute en la salud
noviembre 22, 2016

Los dolores de parto y el gas de la risa

"El gas de la risa es una es una alternativa a la anestesia y a otros analgésicos tradicionales ofrecidos para el parto."
El Óxido de nitrógeno con oxígeno es su composición química y tiene ya historia ayudando a un aproximado del 55% de mujeres embarazadas a dar a luz en países como Reino Unido, Suecia, Finlandia, Canadá, Estados Unidos y Australia.

Desde mediados del siglo XIX, este gas, compuesto 50% por óxido de nitrógeno y 50% por oxígeno, ha servido como un analgésico. Sin embargo no fue hasta el siglo XX cuando se comenzó a usar en el continente Americano en el trabajo de parto. Hasta 2011, solo unos pocos hospitales en Estados Unidos ofrecían este gas, como una alternativa a la anestesia y a otros analgésicos tradicionales ofrecidos para el parto. Sin embargo la absoluta satisfacción que las mujeres han señalado tener tras el trabajo de parto con este analgésico, generó una nueva tendencia en el mundo.
De acuerdo al doctor Carlo Gastaldi, las madres actuales han señalado unaintención por estar presentes de manera consciente al dar a luz, por lo que anestesias totales y en algunas veces parciales resultan no ser una opción para ellas. Gastaldi, del instituto clínico Ciudad de Brescia, explica: "[…] la madre lo inhala a través de una mascarilla cada vez que lo necesita. Para ello, dispone de una válvula en la mano que regula el flujo del gas, y que puede accionar cuando tiene una contracción. […] el analgésico reduce el dolor a los 20 o 30 segundos de su inhalación y su efecto dura unos tres minutos. […] Una fracción inhalada del 25% equivaldría a una dosis de 15 miligramos de morfina suministrada por vía intramuscular. […] la paciente se siente relajada pero no pierde el sentido en ningún momento. […] También es ansiolítico y minimiza la sensación del transcurso del tiempo".

Además de la seguridad que demuestra tener por su práctica histórica en países europeos, esta alternativa resulta ser mucho más barata que una anestesia general, esto se explica tan solo con el hecho de que no se necesita de un anestesiólogo para su aplicación. Sus efectos secundarios como vómitos y mareos, la falta de estudios recientes en el tema, y la larga duración del proceso de legalización de anestesias en el mundo, son los factores por los que probablemente aún no es una alternativa usada globalmente. Sin embargo, la tendencia ya está teniendo revuelo en diferentes países y probablemente en México comencemos a ver este tipo de propuestas en muy poco tiempo. Así que estemos atentos.
"Además de la seguridad que demuestra tener por su práctica histórica en países europeos, esta alternativa resulta ser mucho más barata que una anestesia general"
¿Y usted? ¿Estaría dispuesta a usar este gas durante el parto? Déjenos su opinión. Cuidar de su salud y bienestar, es nuestra labor. Occupational Health, la salud de sus colaboradores en manos de expertos.

Obtenido de:
http://www.elmundo.es/salud/2016/06/10/5759a33de2704ed8478b463d.html