Lo competitivo del mundo laboral está poniendo en riesgo la salud psicológica de los empleados mexicanos
junio 13, 2017
Casos de dengue en Querétaro
junio 20, 2017

¿Sudar mucho me hace bajar de peso?

La respuesta es: sí...pero no realmente. Existe el mito de que sudar mucho es un indicador de un ejercicio bien hecho, y con bien hecho se refiere a que sirvió para bajar de peso. Diversos estudios han demostrado que esto no es así. ¿Entonces de qué depende sudar?

De la edad. Las personas jóvenes sudan más que las de mayor edad.

Del género. Los hombres sudan más que las mujeres.
El peso. Las personas que pesan más, también sudan más porque generan más calor.

Resistencia física. Las personas que hacen más ejercicio sudan más, debido a que su sistema de homeostasis (equilibrio corporal automático) funciona más eficientemente.

Ambiente del ejercicio. No es lo mismo hacer ejercicio bajo el sol que en un gimnasio con aire acondicionado. Estar bajo el sol para sudar más, así como este nuevo tipo de Yoga en sauna, no necesariamente significará bajar de peso más eficientemente.

Tipo de ropa. El algodón hace sudar más que muchos tejidos sintéticos.

Habiendo pasado esta etapa del sudor de lo poco tiene que ver con lo “bien” que hacemos o no un ejercicio, llegamos al control del sudor. En circunstancias normales sin estrés ni miedo, el ser humano suda para equilibrar la temperatura de dentro con la de fuera. Muchas personas prefieren usar ropa deportiva hecha de tejidos de telas sintéticas como polyester o lycra para sudar menor. Y aunque es cierto que el algodón hace sudar más, también es cierto que telas como el polyester tienden a apestar más.

De acuerdo a un estudio se recogió las prendas sudadas de voluntarios tras una clase intensa de spinning, para que al día siguiente olfateadores profesionales dijeran qué ropa apestaba más si la de algodón o la de poliéster. (Cabe mencionar aquí que se desconoce la identidad de estas personas ni tampoco su razón para aceptar hacerlo). El resultado fue que en efecto el algodón apesta menos que el polyester.
¿La razón? El sudor por sí mismo no huele. El problema es cuando se mezcla con bacterias. Las bacterias que particularmente subrayan el odor del sudor se llaman micrococci y crecen con facilidad en tejidos de polyester. Respondiendo a esta necesidad, es que últimamente algunas empresas han sacado nuevos productos con “partículas de plata” para evitar el crecimiento de estas bacterias. Dos cosas. Uno. No se sabe aún cuánto podría afectar a la piel estar en contacto con “partículas de plata”. Dos. Fuera del daño que puede hacerle al medio ambiente, este material parece no ser muy adecuado para la vestimenta, por lo cual aumenta su capacidad de deterioro, por lo que aporta a la cultura de desperdicio.

Conclusión, despreocúpese del sudor cuando haga ejercicio, pero mantenga una buena higiene corporal para que el sudar no represente la incomodidad de oler mal.

Occupational Health, la salud de sus colaboradores en manos de expertos.