Ojo: la productividad laboral disminuye en época de calor
abril 8, 2019
Impulsar hábitos saludables en los espacios de trabajo trae beneficios a corto plazo
abril 17, 2019

El papel de las empresas para atender y prevenir el acoso laboral

"Cerca del 40% de los profesionistas ha sido víctima de acoso laboral y la mitad considera que en su empresa no existen los canales adecuados para denunciar"
En nuestro país, el acoso laboral es más común de lo que podríamos pensar. La falta de un clima de respeto que debería prevalecer entre los miembros de un espacio de trabajo ha propiciado su propagación en organizaciones de todos los tamaños y de todas las regiones.

De acuerdo a un artículo de la revista Forbes, se calcula que cerca del 40% de los profesionistas ha sido víctima de acoso laboral, además de que la mitad considera que en su empresa no existen los canales adecuados para denunciar y hacer frente a estos comportamientos.
Pero, ¿cuál debería ser el papel de las organizaciones en cuanto al acoso laboral? La normatividad en México es bastante clara: las empresas tienen la obligación jurídica de prevenir y atender el acoso. La Ley Federal del Trabajo en su artículo 133 menciona que “Queda prohibido a los patrones o a sus representantes realizar actos de hostigamiento y/o acoso sexual contra cualquier persona en el lugar de trabajo o permitir o tolerar [dichos actos]”.

Incluso en la misma ley se menciona que de ser permitidos, “se impondrá una multa por el equivalente a 250 a 500 veces el salario mínimo general”. Asimismo, en el artículo 47, prevé la posibilidad de despedir a un(a) trabajador(a) por acoso u hostigamiento, sin responsabilidad para el patrón.

El Reglamento Federal de Seguridad y Salud en el Trabajo, en su Artículo 55, va más allá y es aún más específico: los centros de trabajo tienen que implementar ciertas medidas mínimas para garantizar un “entorno organizacional favorable” y prevenir la “violencia laboral”.
"Queda prohibido a los patrones realizar actos de hostigamiento y/o acoso sexual contra cualquier persona en el lugar de trabajo o permitir o tolerar [dichos actos]"
¿Qué implicaciones tienen estos reglamentos en la manera en qué abordamos estos comportamientos? Al menos, se debe tomar conciencia que parte del foco y la atención está -o debería estar- en los centros laborales mismos y, por supuesto, en las autoridades laborales. Al hacerlo se pueden empezar a establecer políticas y protocolos de acción que busquen la prevención y la denuncia de estos casos -pues muchas empresas actualmente carecen de ello-, para eventualmente fomentar un clima de bienestar en toda la organización.

Perpetuar o evitar la prevención de este tipo de hostilidades no sólo afecta la calidad de vida del trabajador que es víctima de estas, sino a toda la empresa. Busquemos y trabajemos en pos de una cultura de prevención y de bienestar para todos en el trabajo.

Obtenido de:
https://www.forbes.com.mx/acoso-laboral-comun-y-sin-identificar-en-mexico/